Rafael Triatlón Parque Juan Carlos I 2013

Rafael San Millán en el Triatlón Parque Juan Carlos I

Publicado 29 octubre, 2014

¡¡¡Hola amigos!!! A ver si consigo ser un #atletainspirado y al próximo tri voy luciendo esa camiseta tan guapa :).

Tras la fabulosa experiencia en el Hitachi TRI MTB de Manzanares El Real, os voy a contar mi “tri experiece” en el PARQUE JUAN CARLOS I. Aquí os dejo una foto del día previo a la prueba. Pañuelo de Hitachi XMountain incluido.

La natación

Una vez en el agua, bajo uno de los puentes, con el sonido de la bocina se disparó la adrenalina y comenzó la prueba. Primeras brazadas y buenas sensaciones, buscando el hueco para comenzar el nado más suelto.

Tras los primeros instantes se va abriendo hueco y aprovecho para meter la cabeza en el agua tratando de coger ritmo. Braceo, deslizo y respiro. Un punto importante (crítico si me permitís la opinión) es ser capaz de orientarse para evitar esfuerzos y metros innecesarios. Pues eso, levanto la cabeza cada cierto número de brazadas y busco la boya de giro, pero mis gafas comienzan a empañarse. Cada vez veo menos pero intento seguir la estela del que me precede rogando porque él sí vea algo, lo cual supongo por el buen ritmo de nado que lleva. Una vez más me vuelvo a prometer unas gafas solo para las competiciones.

Pero en fin, la prueba avanza y el ritmo es bueno. Ya veo el pontón de salida al fondo. Aprieto para ganar posiciones pero, un momento, algo no marcha como debiera. Noto una presión fuerte en mi pierna derecha. Aflojo el batir de piernas y no le doy mayor importancia. Pontón, agarro, subo las caderas y tremendo dolor. Ambas piernas rígidas como piedras. No hay manera de doblarlas. Os aseguro que el dolor de mis piernas no era nada comparado con la sensación de tener que abandonar.

De ninguna de las maneras. Estoy aquí para disfrutar, competir y para terminar la prueba. Rendirse no es una opción.

Llegado a este punto, sólo hay una cosa que hacer. Si es rotura fibrilar, fin de la historia; pero si solo es contractura, aún hay opciones de mantenerse.

Llego como puedo a la zona de transición, busco mi puesto y comienzo a estirar. Primero una pierna y después la otra. Parece que afloja y ya puedo doblar las piernas. Ánimo Rafa, has venido a disfrutar de tus tres deportes favoritos y esto sólo es un contratiempo. Agarro la bici y salgo disparado.

Rafael Triatlón Parque Juan Carlos I 2013

La bici

Primeras pedaladas con la mente puestas en mis piernas. Todo va bien, por el momento no hay problemas, así que me concentro en mantener una buena cadencia sin forzar en los desarrollos. Mi preocupación era evitar que apareciera de nuevo el dolor y descargar lo que pudiera para el último segmento, en el que, en principio más sufriría. Así que toca trabajo físico y mental.

Una vez escuché a un tri pro decir que el triatlón es un 90% mental. Pues eso. Sin desánimo, mi mente es más fuerte, toca sufrir y es parte del espectáculo. Me repito “cadencia y buenas sensaciones”. Bingo, ruedo y buen ritmo. Hasta adelanto a otros participantes. Llego a la rueda de otro que va “acoplado” y empezamos a tirar.

Con buen ritmo finalizo el segmento y llego a la zona de transiciones. Incertidumbre. ¿Cómo me responderán las piernas? Coloco la bici en el soporte y me calzo las zapas de correr. Primeros pasos por la zona de transición y todo como la seda. Salgo y allí les veo. A mis incondicionales. Mi mujer y mis hijos. Subidón y como un cohete.

La carrera

Primer km a 4.12. Un tiro. Segundo km mantengo ritmo, así que a recuperar el tiempo perdido en la desastrosa primera transición. Sin embargo, en una cuesta pronunciada noto las piernas duras y muy pesadas, así que decido calmar el ritmo y asegurar la llegada. Al fin y al cabo es lo que quería.

Veo uno de los participantes que tiene que abandonar con dolores en la espalda. Intento darle ánimo al llegar a su altura y me reafirmo en mi decisión de aflojar. Me agradece el gesto y le veo que intenta arrancar de nuevo. Es curioso este deporte, se pasa de motivarte a ti mismo a “inspirar” a otros en solo dos pasos.

Enfilo la recta final y aparecen mis dos hijos mayores. Cada uno me coge de la mano y afrontamos juntos los últimos metros. El speaker dice mi nombre y les hace saber a todos que entro con ellos. Os digo que el que gano no entró con mayor orgullo ni felicidad que yo a la meta. Seguro. Mis hijos alucinaron. Ya el tiempo y la posición son lo de menos.

En ese momento ya tenía en mente preparar el próximo tri. Si ya sé, éste no fue fácil, pero como la vida misma, nadie dijo que lo fuera y sólo en el interior de cada uno de nosotros mismos esta la fuerza para superarlo. Así será mayor la satisfacción que nos recompensa a cada uno.

Por cierto, para los que no tienen tiempo. Tengo tres hijos, un trabajo ajeno a todo esto y, claro, a mi mujer. Gracias amor por apoyarme y ayudarme en los entrenos, sin ti no lo conseguiría.

Rafael Triatlón Parque Juan Carlos I 2013

Disculpad por el tocho. Aunque todavía me queda mucho por aprender y mejorar en este deporte, espero haber logrado “inspiraros” o al menos, un adicto más al deporte.

Un tri padre y triatleta apasionado. (Mi hijo el mayor ya quiere participar en el siguiente así que algo habré hecho bien.

Un comentario a “Rafael San Millán en el Triatlón Parque Juan Carlos I”

  1. carlos dice:

    Buenas,
    Me gustaria hacer una pregunta sobre el agua ?está realmente tan sucia como comentan? me he inscrito al tri de este año ,pero más de uno me ha dicho que te puedes encontrar cualquier cosa por el agua…

    gracias de antemano

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>

Utilizamos cookies propias y de analítica para mejorar tu experiencia de usuario. Si continúas navegando, consideramos que aceptas su uso. Para más información sobre cookies y su desactivación pincha aquí cerrar