María de la Guía Maratón Ojos Negros

“¡¡¡He corrido 42 Km!!!” María de la Guía Hilario en la Maratón de Ojos Negros

Publicado 27 mayo, 2015

12 de abril, nos levantamos a las 6,00 a.m. Me obligo a desayunar un café con leche y 1/2 tostada, ¡¡¡no quiero comer nunca más!!! Llevo 5 días comiendo carbohidratos como si no hubiera un mañana, y sin mover ni un dedo, cogiendo reservas. Anoche tuve que desabrocharme los vaqueros que me estallaban… Noto el hígado como un foie hinchado de pato.

Nos recogen autobuses en la meta (km 42) para llevarnos a la salida (km 0) y ya hay que dejar las cosas en el guardarropa. Me quedo en camiseta de tirantes, malla corta y manguitos… 5 grados, 7:30 de la mañana, tengo tanto frío que no creo que pueda correr… soy la única idiota que va semi desnuda, el resto de corredores y gente que ha madrugado me miran flipando.

Hay autobuses de 10k, 21k y 42k… ¡Qué fuerte, me subo en el de 42k y ni me lo creo!

Mucho ambiente, nervios, frío, voy con los Vitalrunners y salvo nosotras tres sólo hay otras dos mujeres en el autocar, en realidad de 800 participantes en 42k creo que mujeres no llegan a 100.

El autobús arranca y nos despiden desde la calle corredores con dorsal de 21k… Sigo sin creerme que yo voy en el de 42k, y mientras me despido con la mano, tengo sensación de ir al matadero.

Llegamos a navajas, 8,30, el frío corta la vida, y yo en pelotas. Nos metemos en un bar a esperar la salida todos los corredores, muchísimo ambiente, se vive mucho, no sé qué pasará ni si podré, he entrenado mucho, estoy flipando aún, no me creo que esté con esta gente de 42k. Juana y yo vamos al baño cada 5 minutos, ¡de los nervios nos hacemos pis todo el rato!

Por fin vamos al arco de salida, el estómago me hace bola, tengo congeladas las piernas y los pies, no sé cómo podré- ¡¡¡3, 2, 1…!!!

La salida es en una calle del pueblo, eso me gusta, es más recogidito y familiar que el Maratón o la media de Madrid, mucha gente ha madrugado para vernos, van súper abrigados, ¡nosotros congelados!

Salimos en plan calentamiento y muchísima gente vamos igual, 5:45, pero empieza a salir el sol, y sin querer nuestras piernas van pidiendo su ritmo habitual, asi que tras mucho frenarnos para guardar, al final nos ponemos Juana y yo a un ritmo constante de 5:26, 5:30… Y maravilloso, vamos sobradas, disfrutanto, el sol nos calienta, el entorno es espectacular y el campo huele a tomillo y a romero… Pienso que no puedo imaginar nada más increible en ese momento y que no quiero dejar de correr NUNCA en la vida.

Me acuerdo de Isa porque corremos las tres juntas muchas veces y lo pasamos tan bien que es como una tarde de chicas, incluso haciendo series… hubiera sido perfecto.

Vamos mucha gente junta al mismo ritmo, a veces sin darnos cuenta nos ponemos a menos y hay que frenar para guardar, sobre todo yo que nunca he corrido esta distancia y me aterra el no acabar.

Juana y yo, juntas, felices, escuchando música, temperatura perfecta, sol en la cara, parajes verdes, huele a campo, vamos sobradas, simplemente corremos disfrutando, enseguida llegamos al km 15 y nos enchufamos el primer gel, hay avituallamiento cada 5km y cogemos agua, recuerdo la recomendación de Sonia Bejarano: “boca húmeda siempre”, así que en cada puesto cogeré botella, me enchufaré gel y daré dos tragos.

María de la Guia Maraton Ojos Negros

En el km 20 aparece Adolfo que se ha hecho unos km con César Bejarawi, que es un campeón y quedó 1º de categoría y 9º en general, es otro nivel… Nos empieza a achuchar y enredar… ¡después de tanto recomendarme que tenía que ir despacio, llega y empieza a enredar! “¡Vamos chicas, venga, qué es esto!” Y nos pone a 5:22 y a seguir, nos va haciendo fotos y vídeos y dando saltos delante y detrás, de paso va achuchando a los corredores de alrededor, saludando, etc., ¡para él este ritmo es como de paseo!

Y así de guay transcurren los km, la verdad que se me pasan volando. Km 28, me suena Elvis Presley, esta para tí papá. Pasamos por los túneles casi a oscuras; en el del km 30 o por ahí, cantando Juana y yo “Oe oe oe oeeee”, me animo y hago la cabra y la oveja, Adolfo nos regaña, callaros y tirar… ¡¡¡nos reimos!!!!

A mi ya me empieza a doler mucho pies, cuádriceps, isquios y rodillas, y de repente tengo un cansancio y unos dolores horribles, hace calor. Km 33, empiezan algunas cuestas más, llanos, ya no hay tendidas hacia abajo como aparecían en el perfil, y llevamos ya muchos km.

Empiezo a quedarme un poco atrás, me cuesta seguir a 5:30 y bajo ritmo, me duele, piso brasas encendidas. Juana es incombustible, puede seguir igual hasta Valencia la tía, me empieza a sacar distancia, se me escapa, aguanto un poco ya sufriendo hasta el 35 y Adolfo le dice a Juana que siga ella.

Aquí empiezo a sufrir mucho, faltan 8 km y se me antojan 100… Bajo más el ritmo, pequeñas cuestecillas que me van minando sin posibilidad de recuperar porque ya no hay pendientes hacia abajo. Parece un cementerio, corro casi sola porque los pocos corredores que vamos viendo van andando, tengo mucho calor y piso como fuego, no sé qué pasa, me duelen cosas que nunca me habían dolido, rodillas y cuadriceps.

Adolfo va animándome, quedan 5km, pienso que debo ir a 6:30, aunque luego resultó que iba a 6:00. Me vengo un poco abajo por todo, el calor, el dolor y
no tener la cabeza y resistencia de Juana… pero no pienso parar, aunque llegue dando pasos de geisha. Ya no hablo, tengo mucha sed, en el km 39 cojo agua y me bebo media botella, mucha gente andando, ¡la verdad que no me pasa nadie!

Los organizadores dispersos van diciendo: “¡Ya llegas, ahora todo cuesta abajo!” Pero no es verdad, la cuesta abajo prometida en el 38 o 39, no llega… Ya sólo queda 1,5km, ¡venga joer! Ya está hecho, me duelen tanto las piernas que creo que voy a quedar coja.

Falta 1km. Empieza a haber mucha gente al entrar al pueblo, aplauden y animan, gritan que ya, que la meta está ahí, se me hace un gusanillo en la tripa y tiro como puedo, sonrío un poco, me suena Wake up this morning de Los Soprano y me da un poco de aliento.

800 mts y empieza tendida hacia abajo, ¡¡¡gracias Dios mío, ya oigo la música y la organización hablando por altavoces!!! ¡Ya está! Adolfo me grita: “¡600 mts sigue!”

María de la Guia Maraton Ojos Negros

De repente una cuesta hacia abajo de 20 mts con una pendiente brutal, la tengo que bajar despacito casi parada porque me tiemblan las piernas y no las domino, ¡ostras igual me caigo!

Gritan mi nombre, veo Vitalrunners aplaudiéndome y gritando, César, Asun y Marta, haciendo fotos y exaltadas totalmente, sonrío mucho, me encanta verles ahi, y de repente veo el arco y el reloj de meta, piso la alfombra roja, mucha gente detrás de las vallas, gritan y aplauden, choco la manita de un niño y sonrío, pero me tiembla la barbilla, y tengo un nudo en la garganta.

3 mts, 2, 1… entro en meta con un tiempo de 3h59m, paro y no puedo andar, aqui está Juana, nos damos un abrazo, intento no llorar, la emoción me corre por
las venas.

¡¡¡He corrido 42km!!!

HITACHI, tu mejor opción para comprar aire acondicionado, patrocina el club de running Vitalrunners.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>

Utilizamos cookies propias y de analítica para mejorar tu experiencia de usuario. Si continúas navegando, consideramos que aceptas su uso. Para más información sobre cookies y su desactivación pincha aquí cerrar