Luis Guajardo en el Triatlón de Mazalocha

Luis Guajardo en el Triatlón de Mazalocha

Publicado 23 julio, 2014

Hasta ahora había leído todas vuestras experiencias en este blog y la verdad que había disfrutado y me había emocionado como si estuviera viviendo la experiencia, pero ya tenía ganas de competir y poder vivirla en primera persona. Por lo que os voy a relatar cómo fue mi debut en esto del triatlón.

Desde que llevo entrenando he visto que tengo que mejorar, no mucho, sino muchísimo en todas las categorías de este deporte, sobre todo en la natación donde veo que el trabajo diario es fundamental y los resultados no se obtienen de un día para otro.

Así que fui realista y me propuse comenzar con una prueba sprint (no sabía dónde me metía), y me inscribí en el Triatlón de Mezalocha en la provincia de Zaragoza, que celebraba su primera edición en honor a Angel Santamaría, gran triatleta de nuestro país. La elegí porque me queda cerca de mi tierra y el tener una casa donde estés a gusto cerca de la prueba es un plus.

Así pues, me planté el viernes en Zaragoza con todo el equipo, después de haber tenido una semana muy dura de trabajo con muchos viajes y poco tiempo de descanso. Aún así tenía esa ilusión y ese gusanillo que hacía tiempo no sentía cuando se acerca una competición y estuve pensando y repasando durante toda la semana los pasos y el material a llevar.

Llegué el viernes noche a mi casa, cené fuerte pasta para cargar de hidratos y preparar el cuerpo para el día siguiente sabiendo que iba a ser un día duro. Repasé el material al detalle y pronto a dormir. Al día siguiente me desperté pronto, inquieto y algo nervioso, volví a repasar el material, comí tres horas antes para evitar sorpresas y me dirigí a Mezalocha que está a unos 35 km de Zaragoza.

Llegué de los primeros, quería cumplir los horarios a rajatabla, ya que no quería cometer ningún error. Recoger el dorsal, examinar el trazado, charla técnica, apertura de zonas de transición… Fueron pasando los minutos hasta que me encontré en el agua (bastante fresquita) del embalse rodeado de gorros azules, hasta que sin previo a aviso suena el “bocinazo”.

La natación

Me pilló bastante de improviso, como al 90% de los participantes, así que tras unas patadas, manotazos y correcciones de rumbo, comienzo a dar brazadas intentando controlar la técnica y la respiración olvidándome del ritmo, que disminuyo para ver la primera boya a unos 350m de la salida.

Cuando llego a ella veo que la cabeza de carrera están ya muy lejos, no me importa. Sigo nadando a mi ritmo y antes de llegar a la segunda boya que estaba a 150 metros veo que me rodean gorros amarillos. Las chicas que habían salido 2 minutos después, me empiezan a pasar.

Intento seguir concentrado pero llega un punto que tengo que parar e intercalar crol con braza hasta el final del embalse. Llegado a este punto y mientras subo por el acceso al embalse quitándome el neopreno, me acuerdo la frase de algún compañero del equipo de que este deporte te pone en tu lugar… ¡No se puede tener más razón!

Luis Guajardo en el Triatlón de Mazalocha

La bici

Llego a la T1 medio mareado, quedan unas 5 bicis de 120 participantes y me desanima un poco, pero no pienso en retirarme ni durante un segundo. He ido para disfrutar, así que tras una transición que me parece durar una eternidad, me pongo a dar pedaladas.

Son 2 vueltas de 10 km y nada más comenzar la primera ya me doblan los que van en cabeza…, sigo a lo mío e intento dar pedaladas hasta alcanzar a alguien que pueda seguir. Paso a algunas participantes de la categoría femenina pero imposible recuperar todo lo perdido en la natación.

Me encuentro bastante bien pero no quiero más sorpresas y no fuerzo hasta la carrera. Hago la T2 sin complicaciones y me pongo a correr.

La carrera

El trazado es un rompepiernas de subidas y bajadas alrededor del pueblo con un último tramo de pendiente terrible en un camino prácticamente intransitable…

Sigo a lo mío, mirando el pulsómetro de vez en cuando pero ya no me preocupo por el ritmo, corro por sensaciones intentando forzar todo lo que me deja mi cuerpo, para terminar lo mejor que pueda.

Hago el tramo de carrera animado por todo el mundo a pesar de ir atrás y de que muchos ya habían terminado, lo cual me hace pensar en lo grande de este deporte y tras pasar por el tramo intransitable veo la meta…

Consigo acabar en 1:30 con 21 min en la natación 41 en bici y 23 en la carrera + transiciones, con sensación totalmente agridulce, ya que he terminado mi primer triatlón pero sabiendo que debo mejorar y trabajar muchísimo para poder superarme día a día.

Luis Guajardo en el Triatlón de Mazalocha

Lo bueno es que estoy seguro de que el Hitachi X3M Triatlón es el sitio adecuado y aunque a muchos todavía no les conozco porque no hemos coincidido en entrenamientos, la gente me está ayudando y sé que si sigo así conseguiré buenos resultados, aunque seguro que no tan buenos como los de Sonia Bejarano… ¡ESPECTACULAR! ¡Mi más sincera enhorabuena!

Gracias por los que hayáis podido soportar la biblia que os acabo de enviar y espero que de aquí a poco pueda compartir un nuevo reto pero esta vez con alguno de vosotros… ¡en el campo de batalla!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>

Utilizamos cookies propias y de analítica para mejorar tu experiencia de usuario. Si continúas navegando, consideramos que aceptas su uso. Para más información sobre cookies y su desactivación pincha aquí cerrar