José Luis Giraldez - Ironman de Frankfurt

José Luis Giraldez en el Ironman de Frankfurt 2015

Publicado 30 julio, 2015

El “PLAN A” se queda obsoleto, el “PLAN B” falla, el “PLAN C” ya no tiene sentido… ¡¡¡urge un “PLAN D” sobre la marcha!!!

Hay veces que las cosas vienen mal dadas, los planes previstos van cayendo en serie como las fichas de un dominó, y no queda otra que, de la manera más optimista-realista posible, ajustar objetivos e improvisar una solución de emergencia (apagar + volver encender no vale).

Ya he finalizado 3 Ironman y las cosas siempre habían salido dentro de lo planeado, con unos resultados acordes con lo entrenado, hasta que este fin de semana, durante el Ironman de Frankfurt todo se torció…

Para empezar, la temperatura en la zona alcanzó un nivel histórico de 40°C, algo que obligó a la organización a plantear un segmento de natación sin neopreno; no había comenzado la prueba y mi PLAN A consistente en mejorar mis tiempos generales y en especial el de natación, ¡se había quedado obsoleto!

José Luis Giraldez - Ironman de Frankfurt

“Bueno” -pensé- “la temperatura es algo sobre lo que no tengo control alguno, así que vamos por el PLAN B e intentemos hacer una bici en menos de 6 horas”. Los primeros 90Km los hago dentro de la media esperada, y cuando inicio la segunda vuelta el calor comienza a apretar, los pies arden (literalmente), el viento me tuesta lentamente… el ritmo desciende.

No ayuda nada el ver a algunos participantes desplomados a la sombra de un árbol intentando recuperarse, o el estar constantemente oyendo ambulancias. Recuerdo eso de que “las cosas joden menos si dejas de pensar lo jodidas que son” y sigo pedaleando.

A falta de 60 Km, me doy cuenta de que el PLAN B tampoco va a funcionar, por lo que intento llegar “lo más entero posible”. Dejo la bici y me voy como un zombi a la T2.

El ambiente de esa T2 era sepulcral. Allí todos estaban en silencio, con la mirada perdida y sin ninguna prisa por salir. Pienso: “Tengo que salir de ahí cuanto antes (la negatividad de la gente no es mi problema)”, y según salgo PETO…

José Luis Giraldez - Ironman de Frankfurt

Me doy cuenta de que tengo que activar el PLAN C (simplemente llegar como pueda y como sea). Como os podéis imaginar a partir de aquí el recorrido fue jodidillo, si bien la gente no paraba de animar.

De repente, noto un golpecito en la espalda, y pensé que era algún árbitro para decirme que no se podía ir tan despacio… pero no… era Vilas que me pasó volando.

Conseguir aguantar 3 vueltas, cada vez más despacio; creo que los astronautas iban más rápido sobre la superficie lunar. Ya iba a comenzar la última vuelta y en una conversación me entero de que la línea de meta se cierra, no a las 17 horas, ¡sino a las 15!

Me entra el pánico. ¡Casi 10Km y algo más de 75 minutos para llegar!

José Luis Giraldez - Ironman de Frankfurt

Al paso que iba (el que mis piernas me permitían) no era muy probable que lo consiguiese. Necesitaba un plan de emergencia (mi PLAN D) que estaba claro: “Llegar en menos de 75 minutos”. Todo pasaba por apretar los dientes, acelerar y evitar pararme. Por lo menos, ahora tenía una buena oportunidad para aprender algo nuevo, y de hacerme más fuerte.

En ese momento Mayte me pilló andando y más perdido que un náufrago, y aunque la dije que iba más rápido andando que “corriendo” no me hizo mucho caso. Así que, se puso la mochila y comenzó a correr conmigo (Cristina, apunta: tendré que cederla la parte proporcional en lo que se refiere a los puntos del ranking).

Entre saludos, avituallamientos, paradas, alguna colleja que otra… fueron pasando los kilómetros, y al cruzar el último puente ya no había ninguna duda de que entraría en tiempo y que nada ni nadie iba a impedirme recorrer esos últimos 200 metros que me había ganado.

Tras pasar la línea, fue tal el subidón que tuve que sentarme y más tarde necesité la ayuda de Linares y Arantxa (su mujer) ya que acabé en el suelo debido a unos calambres.

José Luis Giraldez - Ironman de Frankfurt

Quiero daros las gracias a todos los que consciente (o inconscientemente) me habéis inspirado/animado durante todo el año. Al final me voy con la satisfacción de haber podido gestionar (en vivo y en directo) una situación que se había ido torciendo poco a poco hasta llegar (por un momento) a parecer casi inalcanzable. Después de todo el tiempo e ilusión invertidos durante todo el año en este proyecto, el no llegar a meta (y a tiempo) no era una opción.

Ahora, ¡a ver que es lo siguiente!

José Luis Giraldez - Ironman de Frankfurt

La marca japonesa de aire acondicionado HITACHI patrocina el equipo de triatlón HITACHI X3M.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>

Utilizamos cookies propias y de analítica para mejorar tu experiencia de usuario. Si continúas navegando, consideramos que aceptas su uso. Para más información sobre cookies y su desactivación pincha aquí cerrar