Javier Pérez - Half Triathlon Vitoria 2015

Javier Pérez camino al IM Kona: 7º puesto en el Half Triatlón Vitoria 2015

Publicado 18 julio, 2015

Después de un mes de mayo con limitada continuidad en los entrenamientos debido a tomar (o intentar tomar) parte en varias competiciones, en junio pude retomar la gloriosa senda del “pico y pala” y encadenar 4 semanitas, con 12 horas medias de entrenamientos, que me dejaron con muy buenas sensaciones, sobre todo en bici y corriendo, y con hambre de “dorsal” para afrontar el Half Triatlón Vitoria 2015.

De nuevo, otro lujo de expedición masiva de equipo, con 29 X3Ms en la lista de salida, repartidos en las dos modalidades (half y full). Vitoria nos recibe con unos maravillosos 20-25 ºC, que después de 3 semanas a 40 ºC en el tostadero madrileño, son sin duda el mejor regalo posible, y hacen que desde el primer momento me sienta muy a gusto en la ciudad.

Llegada a tiempo para recoger el dorsal el propio viernes y desde ese momento ya, un poco nervioso, empezar a saborear la prueba, intuyendo las calles en pleno centro por las que va a discurrir la carrera a pie, dispuesto a vivir ese gran ambiente del que todo el mundo me ha hablado.

El sábado, víspera de autos, como casi siempre, es literalmente un “no parar”, durante más de 12 horas. La doble transición siempre complica la logística. La mayor parte del día se pasará en el impresionante entorno del Pantano de Landa, donde nadaremos y donde está situada la T1. Por cierto, una T1 y unos primeros km del recorrido en bici que recuerdan inevitablemente al mítico Roth (casualmente también coincidente en fecha).

La natación

Llega el domingo, pequeño madrugón, desayuno ligero y traslado a Landa. Hora previa de preparativos sin complicaciones y como siempre, llega la primera decisión del día: dónde colocarse en la salida. Decido arriesgar más que nunca y colocarme en primera línea, casi totalmente escorado a la derecha, con idea de seguir la trayectoria más corta posible hasta la primera boya.

Creo que no fue la mejor decisión, ya que tras el bocinazo de salida, se sucedieron unos primeros metros muy difíciles, con muchísimos golpes, triatletas por todos lados, muchos nervios, dificultad para respirar, etc… en fin, una de las salidas más complicadas que recuerdo, sino la que más. Superado el caos interminable de los primeros metros, y a pesar del notable tráfico, empiezo a hacer camino y las sensaciones son bastante buenas.

Llegamos a la primera boya amarilla situada a 700 m y de nuevo muchos golpes a su paso. Rumbo a la segunda boya amarilla a 500 m de la anterior y que indicará el punto de giro. Esta se pasa con menos problemas y ya solo restan unos 700 m sin boyas de vuelta a la T1. En cierto modo me relajo un poco, pensando lo “poco” y “fácil” que resta para salir del agua y coger la bici.

Vamos adelantando a algunas chicas (su salida había sido 10 minutos antes), a las que distingo por llevar el gorro de distinto color. En una de las miradas al frente, en medio de la nada, distingo un gorro blanco a unos 5-10 m, doy unas cuantas brazadas más y lo siguiente es una patada de braza en mi cabeza, que hace que se me descoloquen las gafas y llenen de agua.

Es la primera vez que me ocurre algo así, y no soy capaz de sacar el agua y colocarme bien las gafas. Pierdo la poca calma que me quedaba y me pongo muy nervioso, mientras pienso y me agobio pensando que aún me restan por lo menos unos 500 m. Lo que hace unos instantes parecía nada, ahora se me antoja un mundo… ¡lo estoy pasando realmente mal!

Retomo la marcha como puedo, con agua en las gafas y sin ver casi nada, lleno de pensamientos negativos.

De la rabia inicial por encontrarme esa patada en medio de la nada, a empezar a culparme, primero por no haber sido capaz de ver que esa chica estaba nadando a braza y así haber podido evitarla y segundo, por no ser capaz de colocarme bien las gafas de nuevo. Espero aprender de estos errores y estas malas experiencias. Los minutos, hasta conseguir salir del agua se me hacen eternos, pero finalmente llega el tan ansiado momento de tocar tierra, detrás
de 146 triatletas.

Javier Pérez - Half Triathlon Vitoria 2015

La bici

Cojo la bici enrabietado, dispuesto a tratar de remontar y recuperar algo del tiempo perdido.

Empiezo a recuperar posiciones, disfrutando del recorrido, el cuál había reconocido la víspera y me parece espectacular. Adelanto a los compis de equipo Arturo, Fran, Dani y Elías que me dedican palabras de ánimo y me vengo arriba. Las sensaciones son de ir apretando más que de costumbre, pero los datos de potencia (256 W medios al termino de la 1ª vuelta) parecen indicar lo contrario. A este pequeño “mosqueo”, tengo que añadir que prácticamente desde el principio del sector de bici, me “acompaña” otro triatleta, al cuál no solo no consigo dejar atrás sino que cada vez que llega un repecho me adelanta, consecuencia de ir aprovechándose de mi estela en el llano.

Javier Pérez - Half Triathlon Vitoria 2015

Pero los pensamientos negativos hace tiempo que se quedaron atrás y ya voy en positivo (¡gracias Cris!) y sólo pienso en seguir apretando. Segunda vuelta y llegamos de nuevo al tramo con asfalto más pestoso, unos 10 km comprendidos entre los pueblos de Aspuru y Guevara. No suele gustar y se suele hacer duro, pero a mí hoy me gusta.

En este tramo adelanto a mi amigo Guz, muy buen nadador, que me dice que voy muy bien y a otros triatletas conocidos mejores nadadores, con lo que sigo ganando en confianza. Restan 20 km rapídisimos por la N-104 y sigo intentando mantener la potencia.

Javier Pérez - Half Triathlon Vitoria 2015

Ya callejeando por Vitoria, a falta de escasos 2 km alcanzó un grupo de 4 triatletas, y lejos de relajarme, decido adelantarles y liderar este grupito entrando en la T2… el pasillo abarrotado de público hasta dejar la bici es brutal.

Aunque no las tenías todas conmigo mientras pedaleaba, a la postre creo que fue una bici muy buena para mí, logrando el 6º parcial, con 254 W medios, y empezando a correr en la posición 17ª.

Javier Pérez - Half Triathlon Vitoria 2015

La carrera a pie

Toca correr y pienso que quizás pague el haber quemado alguna cerilla extra en la bici. Ya van unos cuantos triatlones sin explosionar en la carrera a pie y quizás ya me vaya tocando. Por suerte, el ritmo es bueno en los primeros km, aunque enseguida me adelanta Iván Limia, que lleva un ritmo endiablado (finalmente este triatleta haría el mejor parcial a pie), así que la cosa no empezaba del todo bien.

Además, me doy cuenta que a consecuencia del affair acuático, la lentilla izquierda está fuera de sitio y me cuesta adivinar el recorrido, sobre todo en la primera vuelta donde no hay muchos triatletas por delante y no hay referencias. Así que además de centrarme en intentar ir lo más rápido posible, trato por todos los medios de no equivocarme en ninguno de los ritmos y saltarme algún tramo del recorrido lo que me podría suponer la descalificación.

Alcanzo a un triatleta consagrado como Rafa Lao, que además de animarme, me dice que tenga ¡paciencia! Gracias Rafa, se agradece y mucho.

Van pasando los km y voy recuperando alguna posición, mientras que en los puntos en los que es posible tener referencias, veo que voy recortando diferencias con algunos triatletas que me preceden. Mención especial para los ánimos de los amigos Natxo y Michael, que en el tramo solitario de las Universidades, aparecieron de la nada para animar en el momento justo, ¡gracias!.

Me vengo arriba, los km por el centro se hacen solos llevados en volandas por el público, así como comprobar que más o menos me mantengo entero, los ritmos se mantienen y cada vez falta menos, ¡estoy haciendo una carrera a pie muy sólida y hay que celebrarlo y disfrutarlo!

La meta

Así hasta llegar al último km, con un ambiente espectacular y trato de disfrutar al máximo de cada metro hasta la línea de meta, que finalmente cruzo en 7ª posición absoluta, que sin duda me sabe a pura gloria.

La carrera termina animando y viendo entrar a todos los compis de equipo y comentando las batallitas. ¡Oso ondo X3M!

¡Gracias Vitoria! Un triatlón espectacular en todos los sentidos, y sin duda, a la altura de los más grandes.

Javier Pérez - Half Triathlon Vitoria 2015

La marca japonesa de aire acondicionado HITACHI, fabricante de aire acondicionado inverter, patrocina a Javier Pérez en su participación en el Ironman de Hawái Kailua-Kona.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>

Utilizamos cookies propias y de analítica para mejorar tu experiencia de usuario. Si continúas navegando, consideramos que aceptas su uso. Para más información sobre cookies y su desactivación pincha aquí cerrar