Meta-IM.70.3.Inspireyourlife-Hitachi

Primer Campeonato del Mundo Zell Am See

Publicado 16 septiembre, 2015

Desde mi llegada a Zell Am See, Austria, se podía sentir la energía del Triatlón por todas partes. Los corazones de 5.000 triatletas unidos en un sola pulsación, podías escuchar música con las ruedas de las bicis girar, acompañado del clack clack de las zapatillas, las gafas para nadar afinando las últimas notas, todo al unísono creaba la orquesta de nuestro sueño, la que nos va recibir al cruzar la meta.

El viernes al amanecer, salí a rodar por la zona con la bici, para conocer el recorrido y familiarizarme con el clima, mientras mi bici y yo nos convertíamos en un solo músculo, podías ver el ir y venir de triatletas, con su cara de concentración y entrega a una de sus pasiones. Tomé dirección hacia Kaprun, un pequeño pueblecito resguardado por el manto de los Alpes; me dirigí hacia lo que parecía un puerto, cuando de repente un grupo de cinco atletas, que parecían uno solo por la cadencia y ritmo que marcaban, puedo reconocer a Sebastian Kienle, así que emocionado me meto en su estela y continúo con ellos subiendo el puerto durante 10´. Cuando me doy cuenta iba al 90% de intensidad en la subida y es cuando mi mente enfría a mis piernas y una sonrisa se asoma en mi rostro y pienso “Estoy en un Campeonato del Mundo” y en ese momento decido darme la vuelta y gestionar mis fuerzas como lo he venido haciendo en los entrenamientos.

El sábado amanece un día espectacular y con el fin de hacer tiempo y la adrenalina por sangre y el espíritu aventurero de triatleta, se nos ocurre a mi pomponera Raquel y a mí la gran  idea de subir al Kitzsteinhorn, el pico más alto de la zona casi 3.300m, y aunque hay que andar poco después de que las telecabinas te dejan muy cerca de la cima, caminamos una hora y media (por encima de los 3.000m). El paisaje es increíble y no podías dejar de verlo, pero de repente dejamos de escuchar la música del Triatlón, no estaba Noya por la zona y sentía algo de dolor de cabeza por lo que decidimos descender porque, después de mi “entrenamiento con los colegas de Kienle y el ascenso al Kitzsteinhorn ya estaba más que preparado para la carrera.

Me levanto el domingo, a una hora más que decente porque la carrera empieza a las 11.00am y no veas cómo se agradece. Desayuno como siempre, ligero y sin pasarme, me voy con tiempo a Boxes para reconocer las zonas de avituallamiento y familiarizarme con la puesta en escena. Al llegar era a espectacular el despliegue de medios de TV y periodismo deportivo para retransmitir el primer Ironman 70.3 que se celebra en Europa y que pondrá corona a uno de los grandes de este deporte. La Armada Española con 37 triatletas está preparada,  Gómez Noya el estandarte.

Me dirijo a la zona de boxes a través de una multitud de pomponeros y coincido en el pasillo con Noya al que deseo suerte y estrecho su mano, los dos somos Españoles, con la misma bici y el mismo casco… sonrío y pienso “no me puede ir mal, jajaja”.

En boxes_Zell-Am-See

Calentamiento con mis amigos del 70.3 de Lanzarote, Jon Arrarte que gano su grupo de edad y me quitó las pegatinas subiendo al Tabayesco, y Mikel Calahorra con quien nadé en la zona de calentamiento a la espera de la salida.  De momento estoy tranquilo… el agua está perfecta, 20ºC.

Las pulsaciones de todos se disparan, la adrenalina enciende los motores de nuestros músculos y la emoción de estar viviendo ya el gran momento me recuerda todo lo que he luchado por estar hoy aquí, caminando con la llamada a la cámara de salidas de fondo.  ¡que ganas tengo, hoy es el día  perfecto! A pesar de que ya hacía algo de calor a esta hora.

He llegado en la mejor forma de los últimos años y hay que demostrarlo. Me coloco en primera fila a la izquierda del todo, porque el recorrido es 1.000m de ida y 1.000 de vuelta y quiero ir pegado a las boyas. No puedo dejar de moverme. Se escucha el pistoletazo de salida y en el segundo que tardo en acelerar me empiezan a pasar por encima, salida difícil hasta la tercera boya (1 cada 100m). Me coloco a pies en un grupo de unos 50 que vamos a un ritmo cómodo para mí; mientras nos acercamos al giro hago un par de intentos de progresar ya que pienso que estoy perdiendo segundos y el desgaste que supone me hace quedarme en la disciplina del grupo, la vuelta se me hace corta y continua, a pies prácticamente sin hacer desgaste, salgo por la rampa y el Garmin marca 2.040m en 29´56” que me parece aceptable con la energía utilizada (serán 30´13” oficiales hasta el paso por la alfombra).

Primera transición larguiiiiisima (los Pros la hacen 3´mas corta ya que tienen la cesta con la bici) así que 5´para colocarme el disfraz de hombre bala y a la carretera.

recorrido-bici-Zell-Am-SeeMi intención esta vez en la bici es la de subir la intensidad, ya que suelo reservar bastante para poder correr, pero como llego mejor de carrera a pie salgo a fondo con unas sensaciones bestiales. Paso por el km.22 con una media cercana a los 45kmh (parcial a solo 1´50” del de Noya), las piernas no me duelen nada así que sigo a full hasta el inicio del puerto de 13km (5% pendiente media con el último km bastante duro y rampas del 12% los últimos 500m). Subo sin quitar el 53 los 12 primeros kilómetros y solo en los últimos 500m meto el 39×25 porque la rampa es durísima, para coronar en 34´53” (aquí me caen otros 2´40” con Noya). Justo en estos últimos metros paso a Santiago Abad de Agüeda, un máquina, que pertenece a mi grupo de edad y me comentó un par de días antes que intentaría TOP-10 (nada y corre más que yo pero en la bici, al menos hoy, no).

Bajada a muerte hasta el km.59, la media acumulada por encima de los 41kmh, una broma vamos, llaneamos hasta el km.77 (hasta aquí poco mas de 6´con el parcial de Noya y el mismo que Ritchie Nichols), voy cómodo a ritmos de 45kmh y bien de piernas, así que como, bebo y me preparo para la carrera a pié.  Termino los últimos 13km aflojando en la subida a Kaprun para luego callejear a la vuelta por Zell Am See y entrar en unos Boxes con miles de personas animando, ¡impresionante!.

En ese momento soy consciente que voy entre los 15 primeros de mi grupo de edad y que la carrera a pie con 35ºC va a ser durísima.

Segunda transición, otra vez largiiiisima y parada de emergencia en el baño, para acumular 6´en T2. Hago una pequña reflexión que tengo que mirar más detenidamente: Analizando luego todos estos minutos y la de gente que se te mete en la clasificación, en 5´ por delante de mí entraron 100 de la general y 15 de mi grupo de edad L, tengo que mejorar mis tiempos de transición.

carrera-Zell-Am-SeeEn carrera, comienzo los primeros km con buenas sensaciones y con ritmo conservador, sobre 4´10”/km, que es el ritmo que he tenido en las últimas semanas, entrenando tiradas largas  Casa de Campo. Pasan los km hasta que en el 8k, pinchazo en el gemelo que me asusta y por precaución bajo ritmo. El calor es demoledor y se nota en los tiempos de carrera a pié (Frodeno casi 1h17´, Noya 1h14´, Dreitz con el mejor parcial de bici se va a 1h25´… muchos abandonos). Mi ritmo va descendiendo y mi moral se va minando al no poder correr a ritmos que para mí son fáciles, pero me consuela que el ritmo general de la gente es similar al mío. Me detengo en todos los avituallamientos y activo el modo “llegar como sea”. En el km.18 me da el subidón al adelantar al Belga Lars Covelgar, quien en Lanzarote ganó mi grupo de edad y 2º de todos los grupos de edad. Para llegar al km. 21 subo un poco el ritmo, consciente de que estaré un mes sin poder correr por la “avería” del gemelo,  pero tendré  una alegría bestial de estar en la meta de un Campeonato del Mundo.

Puedo ver la meta desde el último km, el ambiente es sublime, de red carpet, y me hace hacer un último sprint y durante ese último km pienso: La marca es lo de menos, sonreí en cada km, disfrute de todos los paisajes, respiré de los alientos que me daban mis colegas del Tri, y tuve fuerza para dar ánimo a los que venían conmigo para conseguir: Al cruzar la meta pienso: ¡Como me mola el Tri!. Al ver los resultados me doy cuenta que soy el puesto 32 de mi grupo de edad, y recuerdo cuando saludé a Noya, al final no me fue tan mal.

ultimos-km.con.HitachiGracias a todos los que habéis estado ahí, a mi pomponera preferida Raquel que es mi personal assistant preferida, a todos con los que he compartido entrenamientos en el X3M y muchas gracias a HITACHI aire acondicionado que con su “Inspire your life” como lema de vida, me he plantado en este premio, que es un Campeonato del Mundo y lo he defendido mejor de lo que creía.

Año 2016, World Championship Australia!!!!!, TOP-10!!!

 

 

 

 

 

Finisher-IM-70.3

2 comentarios a “Primer Campeonato del Mundo Zell Am See”

  1. Markel dice:

    grande Javi! Tu pasión por el deporte y tus ganas de superación “inspiran” claro que nos “inspiran” a los que seguimos tus esfuerzos y dedicación. Australia 2016 “coming soon”

  2. Antonio dice:

    Sólo un crack cómo tú, podría conseguirlo. Un abrazo y felicidades amigo

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>

Utilizamos cookies propias y de analítica para mejorar tu experiencia de usuario. Si continúas navegando, consideramos que aceptas su uso. Para más información sobre cookies y su desactivación pincha aquí cerrar