Fernando Barahona Half Mallorca 2014

Fernando Barahona en el Half Mallorca 2014

Publicado 17 noviembre, 2014

Un X3M andaba suelto por tierras menorquinas… aquí estuvimos dándolo todo en este triatlón.

Disfrutar y pasarlo bien era lo principal y deportivamente el objetivo era bajar los tiempos del Half Walchsee de Austria de 4h 55min. También, por su puesto, había que seguir aprendiendo y mejorando. Mi estado de forma era bueno, y la experiencia adquirida en Austria creo que me permitiría conseguirlo.

Menorca isla de calas y playas preciosas. Aguas calmadas, cristalinas y calientes… Bahía de Fornells al norte de Menorca, bahía que se abre al mar, sus calas y acantilados a admirar, pueblo pesquero de 500 habitantes donde el turismo se sacia con su famosa caldereta de langosta (aporte proteínico del dia anterior a la prueba).

Dia 21 de septiembre 7.30 horas: allí estábamos, en Fornells. Unos 600 triatletas con sueños, ilusiones y con mucho entrenamiento detrás de todo ello. Temperatura del agua: 25ºC, sin neopreno, pero con medusas en el recorrido, que nos hicieron tentar a la suerte. El agua daban ganas de bebérsela. A mi lado mi chica, mi padre animando como los que más, ahí estaban, casi metidos en el agua. Este triatlón era para él, Fernando senior.

Era de noche a esas horas, llevaba gafas oscuras. La primera boya se divisaba muy a lo lejos entre dos barcos, malo para mi baja orientación. Todos en la salida. Música de fondo que hace que la piel se ponga de gallina. Miro a mi padre, miro a mi chica, las ganas me pueden, era un comienzo emocionante, que hace que me guste este deporte y me pida más.

Bocinazo de salida, salimos todos a la par. Siento nadadores por todos lados, tengo que aprender a salir. Quizá haya que salir más a tope, cosa que de momento no hago, y poder llevar unas buenas piernas a seguir que te hagan hacer un buen tiempo. Mi ritmo es de crucero desde el principio hasta el final. Quizá aprieto un poco al final, pero todavía tengo que aprender. No me desoriento, no me agobio, he aprendido de otras pruebas. Eso si, puñetazos al mentón, patadas en la barbilla, alguna que otra aguadilla, y otro que me quito las gafas no me faltaron a lo largo del nado.

Salimos del agua por el mismo sitio que entramos. 37m36s, puesto 178. ¡A por mi bici, mi compañera de fatigas! Mi Argón me espera.

Me pongo mi camiseta, una camiseta con la madre que me trajo al mundo, la que me ayuda desde allí arriba. La transición lenta, pierdo 4 puestos. Mi terreno, la bici, mi confianza. Llego con fuerzas y con ganas de remontar. Me acoplo desde el primer momento y empiezo a mover desarrollo. Mi plato 53, mis piñones de 11×23 y mis buenas piernas mis aliados. ¡¡¡A tope!!!

Mi entrenamiento de calidad este año me permite aguantar mucho tiempo al 90%. En ello estoy. Salgo de T1 y mi padre allí, animando, más piel de gallina. ¡¡¡Vamossss!!! Empiezo a pasar gente desde la salida, me motivo. El terreno era rompepiernas, con 3 repechos de 1km aunque alguno de ellos muy duro. En ellos todavía adelanto a más gente. 3 vueltas del circuito a realizar…

Primera vuelta, puesto 81…
Segunda vuelta, puesto 51…
Tercera vuelta, puesto 35… He remontado 153 puestos, velocidad media 36,8 km/h, tiempo 2h18m.

¡¡¡A correr toca!!!

La verdad es que es el esfuerzo de la bici me daba miedo para la media maratón, y así fue, porque en la transición noté las piernas cargadas desde el primer momento. Por ello decidí no forzar al principio. Esto, unido a 5 subidas fuertes (la del Torreón de Fornells del 12% durante 350m) que teníamos en el recorrido me hicieron salir cauto. Quería cambiar la estrategia de ir de menos a más, como hice en otras pruebas, pero decidí realizar la misma operación. Aguantaría a ritmo “constante y cómodo” la primera vuelta y media, y la última intentaría “apretar ritmos”. Funcionó.

Primera media vuelta… puesto 27
Segunda vuelta… puesto 25
Tercera vuelta… puesto 22 y final. 01:37:46, tiempo de la media, mejorable estoy seguro. No corrí a mi nivel.

Tiempo total realizado 04:37:43. Muy contento. Puesto 22 y cuarto en mi categoría.

Fernando Barahona Half Mallorca 2014

La verdad que mi objetivo estaba cumplido: disfrutar, pasarlo bien y mejorar, el puesto es lo de menos, pero te quedas con las miel en los labios por saber qué es eso de subir a un pódium. Esto también me paso en el Triatlón de Bola del Mundo. Una pena, pero… ¡¡¡QUÉ MÁS DA!!!

Este puesto se me olvidará con seguridad, y el tiempo realizado… pero lo que nunca se me olvidará son esas rectas en la bici con mi padre y mi novia animándome en ellas, esa cuesta al Torreon de Fornells tirando de riñones y alguien que te quiere animándote a ello; y esa llegada a meta después de darlo todo, con un padre a tu lado que se abraza a ti por quererte como a su hijo y llorando emocionado.

La vida son ilusiones y sentimientos, y en esto del triatlón y aquí en Menorca yo los he sentido. Espero volver a hacerlo, pero esto será otra historia y otro reto.

Un saludo, compañeros.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>

Utilizamos cookies propias y de analítica para mejorar tu experiencia de usuario. Si continúas navegando, consideramos que aceptas su uso. Para más información sobre cookies y su desactivación pincha aquí cerrar