Embrunman paisaje

Cuéntanosss…. Embrunman inspires your life por Jose Antonio Rubio

Publicado 30 octubre, 2012

…ALSO INSPIRES THE LIFES OF YOUR LOVED ONES.

 

Comienzo éstas líneas a 1.200 m. de altitud, sentado en un cómodo sofá en el que reposo con las piernas en alto e intento reflexionar sobre lo ocurrido en mi última aventura.

 

Esta vez la locura transitoria me ha llevado lejos de casa, a un lugar donde apenas se habla nuestro idioma, y rodeado de un paisaje espectacular, que habla de las fuerzas internas de la tierra, esas que modelan el paisaje a su antojo y hacen que cualquier esfuerzo humano por vencerlas sea prácticamente inútil. Esa naturaleza salvaje e indómita es la que predomina por éstas latitudes, y tal vez eso haya sido lo que me ha hecho venir hasta aquí, al igual que esos cantos de sirena que llevaban a un certero naufragio a los más osados marineros.

 

Estoy en pleno corazón de Los Alpes franceses.

 

Alpes Franceses

 

Todo empezó hace un año, cuando cinco compañeros del club de triatlón contaron en el foro sus experiencias en una triatlón de larga distancia llamada “Embrunman”. Hasta entonces nada sabía de ésta prueba, por lo que podría decirse que lo mío con EmbrunMan fue un amor a primera vista.

 

No sé si fue el hecho de que un 30% de los participantes no pudiesen acabar la prueba, o el que se subiesen puertos míticos de Tour de Francia en un triatlón de distancia Ironman, o tal vez el fruto de mi absoluta inconsciencia unido a que ya habían pasado 3 meses desde que había hecho mi primer Ironman y estaba de nuevo lleno de fuerzas y optimismo para poder plantearme otro reto… sea como fuese, me enamoré perdidamente del Embrunman y decidí planificar la temporada 2012 en torno a éste objetivo.

 

Eran las 4:00 a.m del 15 de agosto de 2012, con un breve desayuno de cereales daba comienzo el día más largo de éste año. A las 6:00 a.m. y en la más absoluta de las penumbras, estábamos preparados mas de 1000 triatletas en la orilla del lago de Embrun, dispuestos a cubrir los casi 4 km de distancia a nado en un lago de aguas frías y a una temperatura que, de no ser por el neopreno, hubiesen hecho tiritar al más caluroso de todos nosotros.

PAM!. Pistoletazo y al agua. Voy regulando con el pensamiento puesto en lo mucho que me queda por delante. Hago la natación a penas “sin piernas”, porque lo siguiente va a necesitar de ellas cuanto más enteras mejor.

 

Metido entre la multitud de gorros blancos empecé a nadar al estilo “toque”, es decir, hasta que no bajaba el brazo no sabía si había pillado agua o tío. Por el carril izquierdo me uní a un grupo que iba a ritmo cómodo, así llegué a una boya-faro en la que dimos el primer giro. Tras la primera vuelta al lago empezó a amanecer, a pesar de seguir con las gafas empañadas ya era capaz de ver algo y, brazada a brazada, tras 1 hora y 5 minutos me planté en la primera transición.

 

Fuera neopreno, me pongo el maillot, los manguitos y por encima el cortavientos. El amanecer es fresco y salimos empapados. Comenzamos a pedalear (1) y como aperitivo, nada más salir con la bici, a los 300 m. escasos empezamos a subir un puerto de unos 6-7 km que nunca se termina…bueno sí, ¡con una rampita del 22%!

 

Terminado el primer tramo rompepiernas empieza, a eso del km 70, la subida al coloso del día. Son casi 30 km de subida ininterrumpida de un puerto que acaba, descarnado de vegetación, a una altitud de más de 2.300 metros. En la cumbre del Col d’Izoard, kilómetro 100 de carrera, hace fresco. Cada vez que se nos interponía una nube pasaba frío. Me abrocho el cortavientos y me subo los manguitos hasta las orejas. Como y bebo para reponer fuerzas y me tiro a la cuesta abajo.

 

Llegué congelado a Briançon (km. 116) y poco a poco llegamos hasta las faldas del Pallon (km 141)… un muro de 2 km al 14%, que parece una rampa de garaje… la gente se retuerce, grita, te levantas, te sientas aprietas, creo que iba a 7-8km/h con la sensación de que si paraba de pedalear me iría hacia atrás… ¡esto es un infierno!

 

Ya está cerca Embrun, pero antes tenemos que hacer el penúltimo “puertecito”, pero lo hago sin más problema…

 

En área de avituallamiento del km 170 como y bebo todo lo que puedo pensando en llegar bien a la maratón. Sigo pedaleando y llego a un puente dirección centro de Embrun… marcan el km 180… ya no queda nada… bueno sí, el ….no sé como describirlo… pero sin este puerto… Embrun sería un paseo, jajaja.

 

Embrunman desnivel

 

Se trata del Chalvet y tiene una subida brutal de 5-6 km…que aquí la gente ya explota. Son las 17:00 y el sol abrasador comienza a causar estragos entre los supervivientes. Llego a la segunda transición y un árbitro nos para a los 4 que llegábamos en ese momento diciendo “QUE EL CONTROL SE HA CERRADO HACE 7 minutos”, son las 17:22 y el paso a la 2ª Transición se cerraba a las 17:15… ¡¡POR 7 MINUTOS ME QUEDO SIN PODER HACER LA MARATÓN!!

 

Con las lágrimas a punto de saltar aparco mi bici con cuidado, me como la rabia contenida y un trozo de plátano, porque después de 10 horas en la bici me han descalificado por 7 minutos.

 

Tenía piernas suficientes para la maratón, pero me tuve que ir con la sensación agridulce de que no me dejasen continuar y de haber tirado al traste, por 7 minutos, los últimos 6 meses de entrenamientos (2).

 

Y lo sentí mucho más por mis pomponeros, que éste año se habían hecho más de 1.300 km para animarme y estar conmigo en el Triatlón más duro del mundo -solo 635 participantes, de más de 1.000 iniciales, sobrevivieron a los “cortes” y a la dureza de la prueba.

 

Aunque a decir verdad, probablemente el haber terminado EmbrunMan no me hubiese causado tanta alegría y tanta satisfacción como la que me llevé el día anterior cuando mi hijo mayor –Jose Antonio Rubio (junior)- subió al podium de su categoria “Mini-Poussins” tras su primer triatlón.

 

Embrunman JA Rubio

 

Y evidentemente no hay nada más reconfortante y enriquecedor que ver que nuestros hijos son mucho mejores que nosotros ;)

 

EmbrunMan INSPIRES YOUR LIFE….ALSO INSPIRES THE LIFES OF YOUR LOVED ONES

 

Un tri-abrazo de hierro.

 

(1) El recorrido de bicicleta de Embrunman consta de188 km con un desnivel acumulado de 5.000 m. Para que os hagáis una idea de cuanto pueden ser éstos 5.000 m. de desnivel, valga un ejemplo. Una etapa que comienza en Colmenar Viejo => Puerto Navacerrada (sur) -> Pto.Cotos => Rascafría => Puerto de Morcuera (norte) => Miraflores => Puerto Canencia (sur) => Canencia (pueblo) => Lozoya => Puerto de Navafría (sur) => Lozoya => Cancencia (pueblo) => Puerto de Canencia (norte) => Miraflores => Colmenar Viejo, suma un total de 185 km con un desnivel acumulado de 3.500 m.

 

(2) En éstos últimos 6 meses se han nadado 230 km, se han pedaleado 3.200 km (con 31 puertos en los últimos 3 meses) y se han pateado 520 km.

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>

Utilizamos cookies propias y de analítica para mejorar tu experiencia de usuario. Si continúas navegando, consideramos que aceptas su uso. Para más información sobre cookies y su desactivación pincha aquí cerrar