Nieves Ledo en el Cross de Cantimpalos: Crónica de un buey anunciado

Crónica de un buey anunciado

Publicado 27 diciembre, 2013

Cuando me dijeron que me habían inscrito en el Cross de Cantimpalos mi primera reacción fue: “Pero, ¿por qué?”, cuya respuesta fue: “Porque luego nos vamos a comer chicha a un restaurante”.

 

No parecía un mal negocio, correr un poquito por campo, 6 kilometrejos, ducha caliente y a por buey a la piedra… El domingo 8 de diciembre nos plantamos en Cantimpalos, con la familia de pomponeros y un montón de gente, niños, adolescentes, veteranos… Se van sucediendo las salidas y yo sólo pienso en cómo me he podido dejar engañar para venir a este cross, el primero que corro.

 

Una vez en la cámara de llamadas entro en pánico: de las 28 chicas que éramos, todas con una pinta de pros que no pueden con ella y yo con mis mallas e intentando enterarme del recorrido, que soy de hacer vueltas de más siempre… Sonia Bejarano me desea suerte, y otra chica me dice que es veterana, que ya ha corrido y que ahora “sólo corro para soltar piernas”… ¡Mentira!

 

Dan la salida y no la veo ni la sombra a la veterana, ni a ella ni a nadie. Las chicas corren a una velocidad increíble y yo, pues intento seguir…

 

En mi mente se pasan mil pensamientos negativos y siento que corro súper lenta, pero claro, es lo que tiene competir en “jóvenes promesas”, que yo de joven tengo, pero de promesa nada.

 

De repente aparece Jaime Menéndez De Luarca, el Míster y me dice: “Muy bien, ahora has cogido tu ritmo y disfruta”. Yo me parto interiormente. ¿Qué disfrute? ¿Mi ritmo? ¡Mi auténtica soledad, mejor dicho! Miro atrás y por lo menos no soy la última. Y a partir de ese momento sólo pienso en ampliar la diferencia con la chica de detrás, porque las de delante por supuesto, ni las veo.

 

Cuando llego a meta, tras muchos ánimos de pomponeros, veo que el reloj marca una hora, y pienso: “¡Jo, pues sí que he tardado!” Luego me dicen que hacía un minuto que habían salido los chicos y que a eso se refería el reloj…

 

Nieves ledo en el Cross de Cantimpalos

 

Viendo las clasificaciones hoy, corrí a 4.28, creo que nunca he corrido más rápido, así que ha sido una mejora personal. Tengo que aprender a medirme conmigo misma, que no se puede comparar un Ferrari con un Ibiza.

 

Muchas gracias a Jaime y Sonia, que día a día nos entrenan y animan a seguir esforzándonos, y a Héctor, que me sufre.

 

¡Ah! La comida estuvo fabulosa.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>

Utilizamos cookies propias y de analítica para mejorar tu experiencia de usuario. Si continúas navegando, consideramos que aceptas su uso. Para más información sobre cookies y su desactivación pincha aquí cerrar