Andrés Garcia Lanzarote en la meta de Lanzarote

Aviones, piratas y crema solar. El Ironman Lanzarote de Andrés García

Publicado 16 octubre, 2013

El fin de semana se presentaba interesante, primero por el ironman y segundo por la excitante circunstancia de tener que viajar en avión intentando no liar ninguna.

 

Como en la mayoría de las ocasiones volé con bastante antelación para adaptarme al medio y decidí partir el viernes a las 16:00 de Madrid, teniendo en cuenta que la transición la cerraban a las 18:00, iba relajado sabiendo que si surgía algún imprevisto tendría tiempo más que suficiente para liar todavía una más gorda. Menos mal que tenía allí a un gran equipo que me solucionó todos los marrones que les fui dejando por el camino, recoger bici, dorsal, meter la bici en boxes… !!!Muchísimas gracias de nuevo compañeros¡¡¡

 

Según llegue a la isla tenía que hacer preparativos de última hora, alguna comprita sin importancia como el gel reparador del tubular, ya que no llevaba otro de respuesto y, claro, a las horas que llegué pues… todo cerrado para no variar. Así que de nuevo estaba allí el señor Nucho dispuesto a sacarme del nuevo marrón dejándome un reparador que llevaba de sobra.

 

Llegado el momento de levantarse, con lo precavido que soy, me levanto a las 5, me cambio y me dirijo a la habitación de Nucho para desayunar, me sorprendí mucho al ver que no había nada de movimiento en las habitaciones, ni luces encendidas ni nada de nada y claro pensé… Andrés, ya será raro, pero no la habrás vuelto a liar… ¡pues sí, señores! Allí estaba yo en medio de los apartamentos una hora antes de lo que debía, perfectamente dispuesto para competir y el resto de la gente apurando la última hora de sueño… en fin de dónde no hay no se puede sacar.

 

Tras el desayuno nos dirigimos todos hacia los boxes, preparo la bici, dejo las bolsas en su lugar correspondiente, me pongo el neopreno y… se pone a llover, ¡¡¡tócate los cojones!!!… ¡se pone a llover en Lanzarote!

 

Con las mismas, me meto dentro de la carpa a esperar con Nucho hasta 5 minutillos antes de la salida y allá que vamos. Nos reencontramos casi todos antes de la salida, nos juntamos y pasamos esos últimos momentos de nerviosismo juntos, deseándonos suerte y animándonos.

 

La Natación

 

Empieza el jaleo, natación muy tranquilo intentando reservar cada gramo de energía, el día será muy largo. Intento evitar el mogollón pero sin quererlo, tomo la referencia de las boyas y me voy por dentro, aún así nado sin problemas excepto en el final de cada vuelta, que se forma un embudo tremendo y es la locura.

 

Salgo muy contento del agua, buena sensación, recojo la bolsa y empiezo una T1 velocísima, creo que 10 minutos. Me encuentro con Héctor que hace la transición igual de rápido que yo o más, menuda transición… y entretanto, Nachol corriendo por la carpa llamándome a gritos. Salgo a por la bici y justo antes de salir, Nachol se sienta en el bordillo y se pone a limpiarse los pies, ¡toma ya! le ofrezco mis servicios pero me dice que siga.

 

La Bicicleta

 

Empiezo la bici y aunque la transición la hago con sol, se pone otra vez a llover. ¡¡Increíble!! Aunque la temperatura era bastante agradable.

 

Me empieza a pasar mucha gente, entre ellos Nacho y Freire que se les ve muy bien. A pesar de la cantidad de gente que me pasa yo sigo a mi ritmo preocupado con la comida y la bebida, y… me sigue pasando gente, menudo chorreo, hasta que más o menos se estabiliza la cosa sobre el km 40.

 

Durante estos kms paso a Cláudio que se encuentra en la cuneta junto a una moto, ¡qué mala suerte, ha pinchado!, pienso. Continuo tranquilo disfrutando del espectacular paisaje de la isla y del increíble desfile de muñecos de cera, víctimas de las señoritas de la crema, madre mía que manera de untar crema, menuda sin razón.

 

Me alcanza Pablo y le pregunto por los demás, me dice que van cerquita y decido continuar a poca distancia de él, al poco rato me alcanza Nucho y nos ponemos a comentar la jugada hasta que uno de los jueces nos llama la atención y dejamos la charleta para otro momento.

 

Andrés Garcia en el Ironman de Lanzarote

 

Comienzan los kilómetros más durillos de la bici, pero también es cierto que son en los que más disfruto: rampas durillas con un desfile de bicicletas interminable y una rampa en la que la gente se retuerce de un lado al otro. Continuando un sube baja y una lucha infinita contra el viento y el asfalto, me acerco al final de la bici, eso si, antes me encuentro con un fulano que va disfrazado de pirata en la bici, en ese momento pienso… Andrés menudo pajarón que llevas encima, ya estas alucinando y ni siquiera estás corriendo, pero ¡¡NO!! falsa alarma, verifico varias veces y, efectivamente, ¡el tío iba disfrazado de pirata! Ojiplático continuo hasta la transición y dejo la bici a las 7 hora aproximadamente, dentro de los esperado.

 

Preparado para volar en la T2, vuelvo a hacer una transición a fuego, otros 10 minutazos. A todo esto, mientras me pongo las zapatillas, me mira un alemana más bien tirando a muy alemana, con un bote de crema y rápidamente me doy cuenta de que voy a ser su víctima, así que me unta con tanta crema como para viajar al sol y no quemarme. Salgo a correr la maratón.

 

La Maratón

 

Nada más salir me encuentro con los pomponeros, ¡¡¡subidón!!!, y me enfrento a la temida maratón. Las últimas 2 veces me retiré entre el 20 y el 25 así que objetivo: !!NO PETAR¡¡

 

Empiezo tranquilo y me voy cruzando con los compañeros, eso me anima y continuo con el simple objetivo de intentar terminar la primera vuelta, nos mandan hasta el infinito y más allá, y de nuevo a la línea de meta, menos mal que estaban allí los avioncitos despegando y aterrizando y se pasaba el rato entretenido.

 

Según me acerco al final de la primera vuelta, mis gemelos empiezan a reivindicar su protagonismo. Ufff, eso no es bueno. Y el mister me dice que camine hasta la meta y cuando gire continúe corriendo. Le hago caso pero sigo con los espasmos. A la vuelta me recomienda el míster que cambie un poquito la forma de correr, que no impulse tanto y que adelante los pies cargando más en los cuádriceps le hago caso y me funciona, así que haciendo cacos continúo la segunda vuelta.

 

Me voy cruzando con los compañeros que van a terminar, Raúl con cara de sufrimiento pero volando, Freire que lleva a Jaime y Óscar a umbral hacia la meta, Nacho con el que me doy un abrazo celebrando el carrerón y Nucho que se le ve reservón guardando para las copas de por la noche (que vicio tienes, criatura).

 

A todo esto, sigo preocupado por mandar noticias a casa, el único transmisor, las alfombras y cada vez que las piso tengo la tranquilidad de saber que saben que no me he retirado, que voy más lento, pero que continuo.

 

Afronto la última vuelta, tengo tiempo de sobra y ahora no hay que liarla, así que.. andandito y guardando las poquitas energías que me quedan. Al encontrarme con Nieves en la última vuelta me acompaña durante 7 kilometrazos (muchísimas gracias de nuevo) en los que intento beber, pero mi cuerpo empieza a estar en huelga, así que sólo buchitos pequeños.

 

Voy caminando y hablando con Nieves y empiezo a quemar los últimos 10 kilómetros en los que me cruzo con el resto de la expedición, Pablo acercándose a la meta, el señor Nachol (por el que me he visto metido en otra maravillosa locura más) corriendo directo a pulverizar su marca, el gran Cláudio recordándome que era su día de suerte (y lo fue), Mejuto peleándose con cada kilómetro de la última vuelta y Héctor tranquilo sabiendo que la tenía en la mano.

 

La Meta


Sin más, me acerco a los dos últimos kilómetros y decido que ya es hora de correr un poquito así que me preparo para enviar el último mensaje a la family en forma de vídeo en la línea de meta y preparo la bandera de los pajarillos (Bego esta vez no me la olvidé) y disfruto del ultimo kilómetro por las veces que no lo puede hacer anteriormente.

 

Muchísimas gracias a todos compañeros, a los que lo habéis seguido desde aquí mandando mensajes de ánimo, a los que estuvisteis allí animando durante tantas horas y a los que habéis compartido esta aventura durante estos meses.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>

Utilizamos cookies propias y de analítica para mejorar tu experiencia de usuario. Si continúas navegando, consideramos que aceptas su uso. Para más información sobre cookies y su desactivación pincha aquí cerrar