Antonio Hidalgo en el Maratón de Sevilla 2014

Antonio Hidalgo en el Maratón de Sevilla 2014

Publicado 28 marzo, 2014

El 18 de noviembre comencé lo que sería la preparación de mi tercera maratón. Este año todo iba a ser más intenso debido a que quería pegarle un buen bocado a la última marca de 3h 43m 29sg obtenida en Coruña42 y ese espíritu competitivo que me corre por las venas…

 

Al final la preparación de 14 semanas han salido 768 km de carrera, más otras tantas horas de gimnasio, algo de bicicleta y elíptica, pero al final lo intenso se ha vuelto en dureza, y dureza por el clima que este año nos ha tocado en Galicia, temporales tras temporales han hecho que el salir con lluvia ya fuera algo cotidiano y esperado, hasta el punto que estaba mentalizado y hasta no me importaba que lloviera el día de la carrera porque ya estaba bien curtido de agua.

 

Este año hasta última hora no programé el viaje de Vigo a Sevilla, ya que quería que mi mujer y mis dos niñas pudieran venir conmigo y así vivir ese gran día, hasta que finalmente pudo ella coger algunos días de vacaciones. El viernes a las 15:30 después de trabajar, salimos los 4 camino de Sevilla en coche, un viaje duro de 8h sin apenas parar para llegar no muy tarde a Carmona, donde vive toda mi familia. Esa noche dormí unas tres horas debido al viaje, el comer a altas horas y el estrés. La noche siguiente no fue mejor que la anterior y tampoco pude dormir bien, mucha inquietud, con lo que a las 5 de la mañana ya me levante y preparé todo con calma.

 

Sobre las 6 tomé el gran desayuno al que ya estoy acostumbrado, saliendo para el estadio de La Cartuja sobre las 6:30, (dicen que quien madruga dios le ayuda), y estas pruebas te tiene que ayudar todo, así que llegué pronto para poder aparcar bien y fuera todo tranquilo y no hubiera nada que me pudiera poner nervioso.

 

Ya allí en el estadio, me reuní con el grupo de amigos unidos por el Whatsapp maratonianos que tenemos desde hace un año, gracias al cual hemos hecho una buena amistad. Estas carreras no me gusta dejar nada al azar y todo lo dejo apuntado, así que faltando 30 min y todo dejado en el estadio salgo camino de la salida que está a un km y troto algo para entrar en calor. Día espectacular, no hay otra palabra que lo describa, después de tantos meses de lluvia y sin ver el sol aquello era el paraíso, moral por las nubes.

 

9.000 corredores en la salida, aquello es diferente, se palpa el nerviosismo, cajón 3:30, todo preparado, suena la música ACDC, esto comienza 3-2-1… y a correr.

 

Antonio Hidalgo  - collage Maratón de Sevilla

 

El objetivo es claro, hasta la media maratón respetar las ppm no sobrepasando las 150 las cuales según todos los entrenos y carreras previas tomadas como test salían en torno a 4:55 reales. No se si porque entré atrás en el cajón o porque hubo gente de marcas inferiores delante, pero los ritmos de mis cercanos eran muy lentos, por encima bastante de 5min el km.

 

Para saber los tiempos reales de paso de kms debido al desfase de gps que en maratones es significativo, marcaría lap manuales cada 2kms, pero más que ponerme nervioso y alocarme por entrar en tiempos saqué el lado positivo tomándolo mentalmente como reservas cara a la parte final. Iban pasando los kms y aunque iba cómodo las ppm eran algo más altas, estaba saliendo las 150ppm en ritmo de 5min reales (el viaje y el dormir creo que eran los causantes).

 

Al paso por el km 10 marcaba 50min, ya iba junto al práctico de 3h30, muy centrado en la carrera en ir cómodo y muy pendiente de todo ya que aquello era una auténtica aglomeración de corredores y los pasos por los avituallamientos eran algo caóticos llegando a ser peligrosos por tantas botellas de agua y muchas con tapones puestos tiradas en la calzada, ya que estas las daban hasta el km 15, las siguientes serían en vaso. Pasado el km 10 tomé poco a poco mi primer gel, y seguimos viento en popa. Mucho público ya desde la salida animando, pasando por sitios emblemáticos de Sevilla, increíble como se vuelca la ciudad con este evento, y como la paralizan para nosotros.

 

Llegado al km 15 cogí lo que sería mi última botella de agua, la cual me acompañaría bastantes kms, ya que lo de beber en vaso es más complicado y para la toma de geles donde necesito bastante agua, no me gusta arriesgar nada, hidratándome así perfectamente cada pocos kms a pequeños sorbos, llenando la botella con los vasos de agua en los siguientes puntos, en los cuales se me rompían algo los ritmos debido a la gran cantidad de corredores para poder coger agua.

 

Antonio Hidalgo en el Maratón de Sevilla finisher

 

Llegada la media maratón empezaría la segunda carrera, hasta ahora había sido todo muy cómodo pasando la misma en sobre 1h 45m 30s a ritmo de 5min/km reales, ya aquí metí un puntito más marcando los lap a ritmos de 4:55, y sobre 155-160ppm, mentalmente a tope, aquí ahora tocaba dar todo eso que había reservado, quería volver a coger al globo de 3h30 que desde el avituallamiento del km20 ya se me había ido bastantes metros.

 

Hasta entonces fue todo un vete que te cojo, ya que creo que a él le facilitaban el agua, porque en cada avituallamiento se me iba bastante, y desde este momento era más complicado coger agua hasta el punto de tener que parar literalmente en algunos avituallamientos ya que desde el 20 sólo se daba en un lado de la calzada, con lo que a pesar de incrementar ritmo cada vez se iba más. Desde la media este incremento de ritmo es un no parar de adelantar corredores, llegado el km 30 con 2h29m25sg a 4:59 reales que por gps me daba ritmo medio de 4:56.

 

Ahora empezaba la tercera parte de mi carrera, tercera porque viene lo más bonito del recorrido por el centro de Sevilla y porque a partir de este km las piernas ya pesaban. Esta parte de la carrera es todo auto motivación, el gentío te da alas, llegaba la parte emblemática de esta carrera, el centro de Sevilla, hasta el km 32 pude mantener los kms bajo 5, pero a partir de aquí ya los kms pesaban de verdad, pero entre la motivación del público con mención especial a ese tramo de la Catedral de Sevilla, donde pasábamos por un pasillo de público, yendo los corredores de a dos, sólo lo he vivido en esta ciudad.

 

Pasando todo el centro un poco más lento de lo deseado a ritmo medio sobre 5:05 hasta el km 38 donde llega la parte realmente dura de esta carrera, dura porque se sale de Sevilla y se entra en la Cartuja, aquí el cuerpo ya entra en un estado físico difícil de explicar, encima al haberla corrido antes sabes que te quedan unos kms hasta llegar el estadio por unas calles totalmente vacías, donde ves muchísima gente andando, creo que aquí más que correr me dejaba llevar, la marca aquí ya me daba igual, sólo quería acabar, viendo ese estadio a lo lejos y dando lo poco que me quedaba para parar el reloj en 3h 32m 00s a 5:02min/km, marcando el gps 42km740m a 4:58, colgándome una chica la medalla al cuello de finisher, donde da igual si eres el 1000 o el 9000, todo el que aquí llega es ganador, y así me siento.

 

GANADOR.

 

Antonio Hidalgo en el Maratón de Sevilla

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>

Utilizamos cookies propias y de analítica para mejorar tu experiencia de usuario. Si continúas navegando, consideramos que aceptas su uso. Para más información sobre cookies y su desactivación pincha aquí cerrar